Royaume du Maroc - Instance Equité et Réconciliation  

Entrevista concedida por el Sr. Driss Benzekri al periódico "La libre Belgique"

La verdad, la justicia y la reconciliación.

ENTREVISTA

Durante 23 meses, la Instancia Equidad y Reconciliación, instalada por el Rey Mohamed VI, hizo un trabajo de memoria histórica sobre lo que se conoce como “los años de hierro”, la represión durante el reinado de Hassan II, padre del actual Soberano. Diecisiete personas independientes, bajo la dirección de Driss Benzekri, él mismo antigua víctima del régimen, trabajaron por la consecución de cuatro objetivos principales: establecimiento de la verdad, justicia ( aunque sin contar con poder judicial), reparación (la indemnización de las víctimas), y reconciliación. Estos trabajos, marcados principalmente por las audiencias televisadas, acabaron con la publicación de un informe a finales del 2005. Este informe ha sido objeto de diversas críticas, principalmente en lo referente al número de muertos y desaparecidos, pero también ha sido considerado como el primer trabajo de memoria en el mundo árabe-musulmán.

Encuentro con Driss Benzekri.

Uno de los objetivos de la Instancia que Usted ha dirigido, era la reconciliación. ¿Cree usted que una reconciliación nacional puede ser concebida sin el ejercicio de la justicia, sin la prosecución de los responsables?

En cierta medida, sí. El ejemplo de la Instancia Equidad y Reconciliación lo demuestra, sin pretender sustituir la justicia que debe seguir su curso. Las víctimas eran conscientes que nosotros no desempeñábamos el papel de la justicia. Las víctimas tenían todo el derecho de dirigirse directamente a la justicia. El problema es que la justicia, en Marruecos, no tenía credibilidad ninguna. A parte de dos casos aislados, no ha habido peticiones contra los torturadores. Personalmente, como jurista y víctima, no creo en la teoría que a menudo impera en Occidente de que la justicia clásica puede, de alguna manera, curar las heridas. Puede jugar un papel de apoyo importante. Puede ser incluso gratificante saber que determinado ex responsable ha sido castigado. Sin embargo, esto no crea un sentimiento de reconciliación, sino que puede crear un sentimiento de sosiego interpersonal, pero en cualquier caso no tiene la dimensión social que creemos. En un contexto social, en un momento dado de la historia, no tiene porque ser la solución que la sociedad espera. Toda sociedad que pasa por periodos de 20, 30, 40 años de traumatismos, de falta de justicia,..necesita a veces respirar. Incluso yo, resté sorprendido de que los españoles hubieran aplaudido una transición hacia la democracia, no hablando del franquismo, mientras que para nosotros, ex comunistas de la época, se parecía al fascismo. No obstante, comprendimos que los españoles, en aquel momento, querían un clima propicio para asentar la democracia. Ahora, pueden, con tranquilidad, ocuparse tanto de la justicia como de la verdad. Elecciones difíciles llevan a veces a conceder una impunidad parcial a cambio de una democracia más fuerte.

En un discurso reciente, Mohamed VI parecía querer pasar la página de los “años de hierro”. ¿No teme que sus recomendaciones ( leer aquí adjuntas) no produzcan ningún efecto?

Las recomendaciones tienen muchas posibilidades de ser aplicadas en razón de la adhesión popular y de las reacciones positivas de la clase política y de los sectores esenciales de la sociedad. Además, contamos con la aprobación real. Además de Nelson Mandela en África del Sur, es la primera vez que yo veo un jefe de Estado que, por razones de transparencia, autoriza la publicación de un informe como este y fija un seguimiento factible para poner en práctica sus recomendaciones. Con los administraciones del Estado, no tenemos problema incluso si a veces hay debates conflictivos. Con el Parlamento y la clase política, es más complicado porque pertenece a su “soberanía”. Es necesario utilizar la persuasión y proponer por ejemplo a los parlamentarios, en el marco de una estructura de la ciudadanía, de discutir con las ONG y los otros sectores de la sociedad.El Rey hizo un llamamiento a todos los Marroquíes para una reconciliación colectiva pero también dijo que ello no significa el olvido. Hizo también otro llamamiento importante a los historiadores, las élites y los investigadores para que continuaran este trabajo.

Simbólicamente, ¿las excusas públicas os parecen importantes?

Las excusas son importantes.Nosotros hemos especificado las modalidades centrándonos especialmente en la figura del Primer Ministro y el gobierno no con una voluntad de desviar la responsabilidad de la monarquía. De todos modos, Hassan II está muerto. Queremos inscribirnos en una perspectiva democrática. Queremos que el ejecutivo, a quien queremos asignar las responsabilidades adquiridas, pueda responder respecto a lo que ocurre en el país no solamente en el pasado, de manera simbólica, sino también para el futuro. Tenemos que ser capaces de afirmar que en democracia, es el gobierno quien es responsable. 18 de enero de 2006.

Imprimir Enviar esta página Encabezado de página

« No se trata solamente de compartir el conocimiento y de reapropiarse del pasado pero también hacer resaltar en el presente y en el debate contradictorio, normas y reglas comunes comunes para vivir y construir juntos el futuro…»
Driss Benzekri

Conseil Consultatif des Droits de l’Homme Place Ach-Chouhada, B.P. 1341, 10 001 Rabat- Maroc
Tél : + 212 37 72 68 56
Fax : + 212 37 72 22 07